web 2.0

sábado, 28 de mayo de 2011

Oportunidades de los residuos electrónicos en Latinoamérica


Análisis del documento “Lineamientos para la Gestión de los RAEE en Latinoamérica: Mesa Regional de Trabajo Público-Privado”

Ángel Eduardo Camacho L. - Ing. Electricista, experto en gestión de RAEE, Colombia


Fuente: http://www.flickr.com/photos/kans1985/2019666155/sizes/m/in/photostream/
El documento de “Lineamiento de la Gestión Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos – RAEE en Latinoamérica” resulta de un trabajo de varios años atrás de la Plataforma Regional de Residuos Electrónicos en Latinoamérica y el Caribe – RELAC y múltiples encuentros, reuniones y mesas de trabajo, en las que se han discutido tanto la problemática en sí  de los residuos electrónicos, como las oportunidades que tienen los países no industrializados como lo son la mayoría de los latinoamericanos, de sacar provecho en estrategias de reuso, reciclaje, y gestión integral de tales residuos  para aliviar las brechas digitales, económicas  y sociales que posee la región.
La apuesta del documento se orienta a armonizar las necesidades y oportunidades que se presentan en la región latinoamericana, pues después de mucha discusión,  se concluye que son las mismas, pese a los diferentes niveles de desarrollo y prioridad  de políticas públicas que exhiben los diferentes países, pues los productores de equipos electrónicos son las mismas transnacionales que operan en todo el mundo, el principio de responsabilidad extendida del producto es universal aceptado, la gestión ambiental se basa en el mismo marco teórico del ciclo de vida del producto y los grupos de interés (stakeholders) son también comunes.
Entre los principales lineamientos que se presentan, está el de diferenciar claramente los residuos electrónicos de los residuos domiciliarios comunes y de los residuos peligrosos, asignándoles una categoría especial que permita no solo su adecuada gestión desde el punto de vista ambiental, sino también su aprovechamiento en la el reuso de equipos para fines de inclusión digital y social, su valorización mediante la generación de materias primas para la industria de reciclaje.
Asimismo, el soportar la gestión de los RAEE en principio de responsabilidad extendida del productor – REP, con una definición precisa de “productor” y una asignación de responsabilidades compartidas pero diferenciadas a otros actores de la cadena de suministro (distribuidores y comercializadores) y consumo de equipos (compradores, donantes, donatarios) y  de manejo final de los residuos (gestores, operadores, tratadores, empresas de demanufactura y reciclaje), además de la ciudadanía en general y de las autoridades gubernamentales.
De otra parte, el documento plantea los mecanismos de financiamiento que permita la sostenibilidad del sistema de gestión RAEE (colectivo a través de una Organización Responsable de Productores- ORP o individuales de cada productor) bajo los principios de transparencia, competitividad, equidad, sin ánimo de lucro y responsabilidades compartidas y teniendo en cuenta todos los costos asociados e invisibles, la internalización de los costos por el productor o el traslado al consumidor mediante una tasa anticipada de reciclaje, la posibilidad de asociación de los productores en un sistema colectivo, la impostación de equipos para reuso o reacondicionamiento, el manejo diferenciado entre equipos nuevos, histórico y huérfanos, la divulgación pública de los costos de gestión para información de los ciudadanos,  y  finalmente, la consideración de tener incentivos tributarios o arancelarios o de otro tipo para aquellos productores que asuman el manejo de los equipos históricos y huérfanos.
Respecto a la fijación de metas para los sistemas de gestión RAEE se propone una metodología concertada entre el sector productivo y los gobiernos de cada país,  que permita la gradualidad o incremento paulatino de las metas con tiempo y con base en información oficial de mercados,  teniendo en cuenta consideraciones específicas locales como: el grado de penetración de cada categoría de producto, el tiempo de vida del producto, la infraestructura para la gestión, y el mecanismo de financiamiento adoptado.
En un ámbito regional, se propone una armonización con estándares de: fabricación de AEE,   gestión ambientalmente adecuada de RAEE internacionales, otra normatividad ambiental internacional, prácticas de eco-diseño, y posiciones arancelarias y aperturas aduaneras para permitir los movimientos transfronterizos bajo el cumplimiento de la Convención de Basilea.
Finalmente, se propone un gran marco regional legislativo y normativo que incluya los lineamientos propuestos y mencionados anteriormente, destacando las necesidades de cierre de brecha digital que tiene cada país de Latinoamérica y la adopción de la etapa de reuso mediante el reacondicionamiento en el ciclo de vida del producto. Asimismo, facilitando los movimientos transfronterizos para el aprovechamiento tanto de los equipos como de la infraestructura de gestión final disponible en la región. Además, la adopción de una clasificación común de los RAEE basada en 5 categorías: aparatos que contienen refrigerantes, electrodomésticos grandes y medianos (excluyendo los que contienen refrigerantes), aparatos de iluminación, monitores y pantallas, y otros aparatos eléctricos y electrónicos.
En el caso Colombiano, algunos de estos lineamientos están presentes en la normatividad que el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial ha expedido desde el 2010 en materia de residuos de computadores y periféricos, bombillas y  pilas y acumuladores portátiles (ver los números de las normas al final).
En particular, los lineamientos aplicados de esta propuesta latinoamericana en la normatividad colombiana son los siguientes: la conformación de sistemas de recolección selectiva y gestión ambiental de residuos diferentes de los residuos domiciliarios a cargo de los productores y en aplicación del principio de responsabilidad extendida del productor,  la internalización de los todos los costos de los sistemas sin costo alguno para los consumidores; la definición clara del productor; las responsabilidades compartidas, diferenciadas y explícitas de la cadena de distribución, consumo, y gestión final;  la prioridad en la gestión del reuso/reacondicionamiento  y el aprovechamiento o valorización de los residuos; la gradualidad en las metas anuales de los sistemas de gestión basadas en las condiciones del mercado de cada corriente RAEE (en el caso de computadores y periféricos se definió unja meta de reuso/reacondicionamiento); y la posibilidad de los productores a conformar asociaciones colectivas (ORP).
Asimismo, en la actualidad por iniciativa del congreso de la república se está estudiando un proyecto de ley 017 de 2010/SENADO, “MEDIANTE EL CUAL SE REGULA LA POLITICA PUBLICA DE RESIDUOS ELECTRICOS Y ELECTRONICOS –RAEE- EN COLOMBIA”, el cual fue aprobado en primer debate de la Comisión Quinta del Senado el martes 19 de abril. Este proyecto también aplica buena parte de los principios y lineamientos que se propusieron en el documento analizado.
  1. Resolución 1297 del 8 de julio de 2010: “Por el cual se establecen obligaciones para la recolección y gestión ambiental de los residuos de pilas y acumuladores portátiles y se adoptan otras disposiciones”.
  2. Resolución 1511 de 5 de agosto de 2010Por la cual se establecen los Sistemas de Recolección Selectiva y Gestión Ambiental de Residuos de Bombillas y se adoptan otras disposiciones”.
  3. Resolución 1512 de 5 de agosto de 2010: Por la cual se establecen los Sistemas de Recolección Selectiva y Gestión Ambiental de Residuos de Computadores y/o Periféricos y se adoptan otras disposiciones”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada